cctv

El Circuito cerrado de televisión CCTV es uno de los sistemas de seguridad más eficaces. Contar con cámaras de videovigilancia ya está al alcance de todos gracias a los sistemas de grabación digital que PC Partners ofrece a sus usuarios sin necesidad de desembolsarse grandes cantidades de dinero.

El Circuito Cerrado de Televisión o CCTV es un moderno sistema de tecnología de videovigilancia que está diseñado para vigilar y controlar distintos espacios dentro de un edificio. Es el sistema de vigilancia más común para evitar el robo en oficinas o grandes superficies, pues sus cámaras ofrecen una amplia capacidad de observación, gracias a la posibilidad de que la cámara rote su eje hasta 360 grados.

El sistema de videovigilancia a distancia puede controlarse con una sola persona

Lo importante de los circuitos CCTV que PC Partners ofrece a sus usuarios es que todos los componentes que forman parte del sistema de videovigilancia están conectados entre sí, con lo que tan sólo es necesaria una persona para que pueda vigilar todo el espacio a vigilar desde una sala remota.

Precisamente el que se pueda controlar el circuito cerrado evita que demasiadas personas accedan a las grabaciones de las cámaras instaladas, y que puede acabar siendo contraproducente para el usuario. Por el contrario, con el circuito CCTV sólo un número limitado de espectadores accede a esas imágenes.

De qué se compone un Circuito cerrado CCTV

El circuito puede estar compuesto por una o más cámaras de vigilancia que están conectadas a uno o varios monitores de video o televisores, que son los encargados de reproducen las imágenes grabadas por las cámaras. Cuantos más monitores se incluya en el circuito cerrado más opciones hay de vigilar al mismo tiempo las distintas cámaras distribuidas por la zona a vigilar.

Por tanto, el número de cámaras y monitores a instalar dependerá del usuario que quiera contratar este sistema de videovigilancia. Las cámaras son siempre fijas y son controladas remotamente desde la sala de control, donde se vigilan constantemente por el personal de seguridad.

Todas las cámaras del Circuito Cerrado son controladas a distancia

De este modo, no hay riesgo de que el vigilante no pueda observar un punto en concreto donde cree que se está produciendo un robo, ya que no tendrá más que rotar esa cámara desde el control a distancia, así como aumentar el zoom si es necesario.

Los sistema de videovigilancia por circuito cerrado incorporan además visión nocturna, y detección de movimiento, lo que facilita aún más la observación desde la sala de control, y resulta más difícil que se produzca algún robo.

Facebook Twitter Whatsapp Email Google+